Factor Emocional: ¿Porqué unos traders sobreviven y otros fracasan?

factor emocional

La diferencia entre los traders que ganan y los que pierden.

Al decidir por dedicarse a las inversiones de renta variable, todos los traders se desviven por conocer aquella técnica, set-up o consejo que les devele y anticipe los movimientos del mercado y así poder ganar dinero. Sin embargo, lo que algunos desconocen y muchos otros olvidan, es que en el mediano y largo plazo, la diferencia entre los traders que sobreviven y los que fracasan se halla íntimamente vinculada al factor emocional.

En el comienzo, cualquiera aspirante a trader, se concentra en aprender los secretos del trading, aprender la mejor técnica, no importa cuál, dominar la plataforma operacional y entrenar en el simulador. Y todo parece funcionar. Sin embargo, al pasar a la cuenta real, al comenzar a poner en juego el propio dinero, las cosas comienzan a cambiar. Lo que antes parecía tan claro, ahora ya no lo es tanto. Las operaciones que resultaban tan fáciles de realizar comienzan a tornarse esquivas. Las decisiones que se tomaban con tanta seguridad ahora generan dudas. ¿Pero qué cambió? ¿Si hacemos lo mismo que en el simulador, por qué resulta diferente?, es la pregunta obligada.

Sucede que aparecen en juego las emociones. Nada más y nada menos. Sentimientos como el miedo, ansiedad, codicia, la propia historia personal, comienzan a dominar el panorama. Todos sabemos que cualquier jugador de fútbol profesional puede patear un penal de memoria. Sin embargo, cuando se está en una definición, con decenas de miles observando alrededor, con los propios compañeros expectantes, el arco deja de ser tan grande, y los músculos de ser tan firmes. ¿Qué sucede? Aparecieron los temores, las dudas, las ambiciones de ser el héroe, la revancha personal por alguna situación anterior, la magnitud de lo que se encuentra en juego, lo que pasaría si errase. O sea, el factor emocional. Pues bien, en esto, ninguna diferencia con el trading.

A los seres humanos no nos gusta perder. No nos gusta en el fútbol, mucho menos cuando se trata de dinero. Ya que lo precisamos para pagar nuestras cuentas y como medio para concretar todos los sueños y aspiraciones que traemos al iniciar el trading. Por eso, cuando enfrentamos la alternativa, las emociones toman el control. Pero no solo en la pérdida, en la ganancia también. Sentimientos como la codicia, el triunfalismo, el ego y la vanidad también juegan.

Es en este momento, donde viene la necesidad de un nuevo aprendizaje. Esta vez más difícil. No solo precisamos de aprender a perder, aceptar las pérdidas como parte del juego, entender que no vamos a ganar todas. Sino también, va a ser imprescindible aprender a ganar. Es aquí donde comienzan a diferenciarse los profesionales de los amateurs. Aparece así la gestión de riesgo para darle contención y límites a nuestras operaciones.

El factor emocional en el trading

Nos gusta ganar, pero lo que de verdad odiamos es perder. Como descubrieron Khamenam (psicólogo y premio Nobel de Economía en 2002) junto con Tversky, perder nos afecta 2,25 veces una ganancia equivalente. Por eso, cuando se abre una operación y el mercado va en contra de la posición, sino tenemos un límite de pérdidas predefinido, la esperanza de que regrese y podamos recuperarnos podría tomar el control. La codicia y la negativa a aceptar la pérdida, el dolor por ésta, nos lleva a mantenernos en una operación y terminar teniendo un perjuicio desmedido, más allá de lo imaginado, a veces, todo lo que tenemos en la cuenta. Juega también un rol principal, el miedo a aceptar estar equivocado. A nadie le gusta tomar malas decisiones. Pero ocurren y son parte de la vida.

En el mismo sentido, cuando se abre una operación y el mercado va a favor, la prudencia y la experiencia marcan la necesidad de ir tomando ganancias. Pero otra vez la codicia, la creencia de que no podemos perder y el miedo a dejar de ganar si sigue subiendo y nosotros ya vendimos una parte o todo, hace que dejemos la operación y, a veces, retroceda bruscamente y terminemos devolviendo buena parte o todo de lo ganado y hasta perdiendo. Una de las consecuencias de caer en esto, hace que luego, en operaciones subsiguientes, salgamos de la operación demasiado temprano, cuando todavía tiene alto potencial, por miedo a que vuelva y nos stopee. Dejando en la mesa, ganancias que ponen en juego nuestra gestión de riesgo. Otro error común y muy dañino.

No importa el plan que se tenga, aún el más fabuloso del mundo es inútil si las emociones van a impedir que se siga. Si en el momento de tomar las decisiones, éstas son las que toman el control. Puesto así, cada trade se convierte en una apuesta. Lo que han desarrollado los traders profesionales, lo que ayuda a su consistencia, es la capacidad de perder con gestión de riesgo y tener una pérdida menor en comparación con las ganancias obtenidas.

Al iniciar una operación de compra o venta sin la seguridad de una estrategia bien definida, el trader se basa únicamente en la euforia del momento, que acaba resultando en una apuesta y no en una operación fundada en probabilidades y posibilidades de éxito. Incluso cuando la operación está funcionando, también surge el miedo como ya lo expresamos.

El ser humano es un eterno descontento. Por esta razón, a menudo no está satisfecho con las ganancias actuales y siempre está buscando más. Algunos traders piensan que se harán ricos rápidamente, piensan que será todo ese día y no se detienen en el momento exacto, ya que creen que el mercado seguirá yendo a su favor. Enviciados como un jugador en una buena racha. La consecuencia de esto es tener que devolver una gran parte, si no toda la ganancia que ya se ha obtenido. La verdad es que incluso aquellos que operan como day trader necesitan tener una visión a largo plazo de sus ganancias. No tiene sentido tener codicia. Nadie se hace rico en un día. El operador diario debe ser consistente y el largo plazo lo mantendrá vivo en el mercado. Aunque son operaciones cortas en el mismo día, los resultados aparecen con el tiempo, con la frecuencia de hacer negocios. Además de un plan técnico, el trader debe gestionar su vaivén de emociones entre el miedo y la codicia. Todo debe estar en equilibrio para ser consistente y exitoso en este mercado.

En resumen: Es importante entender y reconocer las emociones que nos afectan y condicionan. Aprender a identificarlas, saber cuales son los detonantes, y elaborar los mecanismos para controlarlas.

El 90% pierde en el Day Trade según estudio en Brasil

Para empezar a gestionar esto, debemos atenernos a algunos consejos:

1-Tener un plan.

2-Seguir ese plan. De nada vale elaborar un buen plan si después no se lo ejecuta adecuadamente. Quién debe operar es el plan. Esto nos evitará apalancarnos demás, no cerrar los trades perdedores o, peor aún, doblar posiciones perdedoras para mejorar el punto medio. El plan debe detallar cómo será la acción desde el momento en que comienza hasta el momento en que cierra una posición, sin dejar espacio para que las emociones se apoderen de ella. Debe tener un punto de entrada y salida bien definido, estipular cuánto está dispuesto a perder si la operación sale mal y cuál será el punto de salida, si ocurre de la manera deseada. Sin establecer estos dos puntos, las emociones pueden dominarnos y seguramente tendremos pérdidas. Con un plan coherente, se evita el riesgo de vender demasiado pronto o demasiado tarde. De esa forma, las emociones no dominarán las decisiones.

3-Comenzar operando pequeño. Muchas personas quieren enriquecerse pronto y esto los lleva a utilizar posiciones mucho más allá de lo que permiten las finanzas de su cuenta. Esto provoca un estrés enorme y tiene el potencial de llevar a la persona a tomar malas decisiones, lo que afectará negativamente su funcionamiento. Por eso es fundamental mantenerlos bajo control. Ir aumentando el tamaño de nuestras entradas gradualmente, a medida que ganamos consistencia. No solo por el factor riesgo, sino para ir acostumbrándonos a trabajar con esos valores. De ganancia y de pérdida.

4- Llevar una registro de operaciones. En éste, se deben asentar las operaciones y el análisis de todo lo sucedido en el trade. Esta planilla permite identificar fallas técnicas y, principalmente, psicológicas. Sin identificar dónde mejorar, no hay forma de lograr un alto rendimiento en el comercio.

(Visited 107 times, 1 visits today)
FullTrader
Autor: FullTrader

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También puede gustarle...

Deja un comentario