Empleo Público vs Empleo total en Argentina y el Mundo

Cuantos funcionarios públicos hay por cada trabajador privado

empleo publico

Mucho hablamos del empleo público en Argentina, también en todos los países. Un dato que grafica cuanto cuesta al bolsillo de los ciudadanos es la relación entre el total de trabajadores y el total de funcionarios públicos en un país.

Los datos del gráfico, excepto Argentina, surgen de un estudio realizado por la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en 2015. Los de Argentina surgen de fuentes oficiales del Ministerio de Trabajo.

A simple vista y sin mucho análisis surge como Argentina lidera el ranking con 35% de empleo público sobre el total de trabajadores. Un 67% por encima de la media. Cabe decir, que la cifra incluye tanto, funcionarios nacionales, como provinciales y locales.

Cifra que, en buen romance significa que: por cada empleado público hay poco menos de dos trabajadores privados. Puesto en términos salariales, el sueldo entero de más de la mitad de los trabajadores va para solventar los empleados públicos.

Alguien podría notar que países como Noruega, Dinamarca y Suecia también tienen alto empleo público. Aquí es donde empieza a contar la utilidad del mismo. O sea, los servicios que presta el estado a cambio. En esos países, la calidad de los servicios es alta. En Noruega, la salud y educación está plenamente cubiertas. Contrario sensu, en Argentina, donde el gobierno alega cubrirlas, las personas deben pagar de nuevo por esos servicios. Contratando un servicio de salud privada y pagando por escuelas para sus hijos para asegurarles así una educación adecuada.

También está el tema de los costos. Poniendo la mira solo en el congreso, un diputado por aquellas latitudes vive en la semana en un departamento de un ambiente con cocina y lavandería compartida. No tiene privilegios ni asesores, ni derecho a vehículo oficial o chofer.

Ver: Bancos digitales, la amenaza de los Bancos minoristas tradicionales.

Por estas pampas, la cosa es bien diferente. Los costos por legislador deben ser de 10 a 20 veces mayor y los privilegios abundan. Y eso solo en el congreso. Entonces no es solo la cantidad sino la calidad del empleo público lo que cuenta. Así como el costo final que termina incidiendo en los bolsillos de los contribuyentes. Que ven mermadas sus capacidades de crecimiento y desarrollo al destinar la mayor parte de sus ingresos a los impuestos. Pagando más que sus pares noruegos pero recibiendo muy poco a cambio.

Comparando solo por la cantidad de empleo publico respecto del total vemos que, en la región, Brasil tiene el 12%, Chile el 11% y Colombia el 4%.

Y en países que alguna vez fueron comparables a la Argentina como Australia y Canadá. Al día de hoy con un alto nivel de desarrollo y calidad de vida para sus habitantes tenemos: Australia con el 18% y Canadá con el 20% donde también cuenta su población con un sistema de salud y educación de calidad a cargo del estado.

Sería bueno repasar el destino que se da a los dineros públicos. Si se aplican correctamente al desarrollo de las personas y a mejorar su calidad de vida. Cuando el empleo público no viene asociado a una mejora para la población en general comienza a ser discrecional, prebendario, clientelista y finalmente corrupto. Con beneficios casi exclusivos para la clase política. Es así como el futuro y desarrollo de una nación se ve seriamente comprometido.

Ver: Bancos digitales, la amenaza de los Bancos minoristas tradicionales.

(Visited 34 times, 1 visits today)

Author: InfoValor

También puede gustarle...

Deja un comentario